Haz un backup a tu vida

Haz un backup a tu vida

2018-09-24T16:00:51+00:00

Hoy en día casi todo lo hacemos a través de ordenadores. Llega ya un punto en que escribir con bolígrafo es extraño. Los ordenadores nos permiten hacer el trabajo más rápido, más eficiente y a más bajo coste, pero también hay un riesgo claro: lo que fácil viene, fácil marcha. Y esto es que se pierda lo que hemos hecho por accidente. Mucha gente no es consciente hasta que pasa el desastre. Y pasa más a menudo de lo que quisiéramos.

Por eso hacemos este artículo, para tener dos reglas básicas respecto a las copias de seguridad o también llamadas backup, poniendo ejemplos prácticos complejos y sencillos dentro de tres ámbitos: el empresarial, el audiovisual y el particular o personal.

¿Qué es propicio a tener en cuenta de salvaguardar con un backup?

  • Todo lo que sea obligatorio guardar (por ejemplo, estados contables hasta 5 años).
  • Todo lo que nos ha llevado horas de trabajo (por ejemplo, un guión de tu cortometraje).
  • En definitiva, todo aquello que sea importante (las fotos de las primeras horas de vida de tu primer hijo).

Por ello, creemos que hay dos reglas a seguir. Una, incluso, con referencia cinéfila.

→  La primera es evitar borrar por costumbre. Esta enlaza con otra regla de la informática básica: en la mayoría de los casos siempre que se hace alguna cosa, lo más probable es que en poco tiempo la vuelvas a hacer.

→  La segunda es obvia, y haciendo referencia al cine con la película protagonizada por Mel Gibson y James Garner, Maverick: Nunca guardes todos los huevos en el mismo lugar.

Ejemplos para una empresa. Si eres una gran empresa y tienes presupuesto, ante todo, en los ordenadores de los empleados no debe haber nada del día a día. Los trabajadores tienen que trabajar sobre unidades de red, las cuales son discos duros ubicados en servidores. Los usuarios deben ser conscientes de que lo que guarden en local, en su ordenador, es susceptible de que se pierda. A la vez, los servidores como mínimo deben tener discos duros en RAID (el disco duro se replica en otro disco, o más, de forma redundante), y luego copias externas ya sean con cinta o discos duros externos ubicados en otro edificio o localización. Ambas opciones llevarán un historial de copias en la frecuencia que se considere, manteniendo el hecho de no borrar con una lógica. Un ejemplo: Cada día guardar una copia del día, durante 15 días. Cada semana guardar la copia del viernes, durante dos meses. Y cada mes, guardar la copia del último día del mes, durante un año o a 5 años, según convenga.

Si eres una pequeña empresa, y no te puedes permitir ni lo esencial que es un servidor centralizado con los datos, debe haber un mínimo de copias de seguridad y, hoy en día, con el bajo coste de un disco duro no es excusa. Un sistema rudimentario sería proporcionar a cada trabajador un disco duro externo donde vayan guardando allí lo importante, y una vez a la semana hacer una copia en un disco duro o disco duros más grandes. En todos los casos, ya sean cintas o disco duros, se debe cumplir la norma de que no se encuentren en el mismo lugar donde está el original.

Ejemplos para audiovisuales. Actualmente, todo lo que se graba de imagen y sonido es digital. Cuando rodamos, una vez se cambia de tarjeta porque la hemos llenado, ya se deben hacer por lo menos tres copias de ésta antes de borrar nada del original y estas copias distribuirlas en lugares diferentes y a la vez allí hacer otra copia, a ser posible, en un disco con RAID. Por este hecho, cada vez más existe la figura en el equipo de rodaje que hace sólo este trabajo, que ya se considera muy importante. Recordemos que aunque finalizado el rodaje y entregado el producto, nunca borremos los proyectos de edición o el material grabado. Siempre puede servir para hacer trailers, showreels o en el caso de vídeos para empresas, para el mismo cliente, otra versión o similar.

Ejemplos para la vida personal. Todo lo anterior se puede hacer a pequeña escala para la vida privada: discos con RAID, copias en discos duros externos guardados en otra ubicación, etc. Lo que añadiremos aquí son métodos sencillos tipo nube -dejando de lado el tema de seguridad-. Si estamos haciendo una novela, un guión o la próxima entrega de un trabajo en la universidad donde hemos dedicado horas, tenemos al menos dos formas a mano de guardarlo: dejarlo en la nube como por ejemplo Dropbox; o enviarlo a un par de correos que tengamos en dos proveedores diferentes, por ejemplo, a un correo que tenga a Hotmail y otro en Gmail.

Dicho esto, ¿qué NO es el mejor backup?

  • Guardar un mismo documento en el mismo disco duro de forma duplicada, no es el mejor backup.
  • Guardar algo en un disco duro externo que está en la misma habitación que tu ordenador, no es el mejor backup.
  • Guardar un mail que tienes en Hotmail enviando a otra cuenta de Hotmail, no es el mejor backup.

¿Por qué?

Os lo dice Maverick: Mi viejo padre siempre decía “No pongas el pollo en frente de” …no, espera “Nunca cortes las cartas antes de” …no, espera, “No pongas todos los huevos en una sola canasta”.

backup

This website uses cookies and third party services. Ok