El Futuro ya está Aquí

El Futuro ya está Aquí

2018-08-24T14:53:33+00:00

En 1985 se estrenaba una trilogía de películas con Back to the Future, un excéntrico científico, Doc, y un adolescente, Marty McFly, tenían la habilidad de viajar en el tiempo a bordo de un destartalado DeLorian. Como tantas otras historias de ciencia ficción desde las novelas de Jules Verne, pasando por Star Trek hasta las de Terminator, imaginaban un futuro y viajaban hacia él, un futuro donde no hacen falta carreteras.

bpt31

Este futuro ha llegado, porque nuestros amigos viajaban a este año, el 21 de octubre de 2015, pocos meses quedan pues para que los coches puedan volar.

¿Pero hemos llegado a aquel imaginado futuro? Quizás no vuelen los coches, pero muchas tecnologías podrían acercarse a un futuro tecnológico bastante diferente al de 1985 o al catastrófico causado por las máquinas que imaginaba la primera Terminator, en 1984. Para empezar, el móvil junto con las redes sociales han revolucionado la forma de relacionarnos. Hay teorías que dicen que hacen que nos aislamos más todavía, pero otras que no. Como todo, las herramientas no hacen lo que somos, somos nosotros quienes elegimos lo que queremos hacer con ellas.

Y a eso queríamos dedicar este artículo. Estamos en la tercera revolución humana. La primera en la Historia fue la Agrícola. La segunda, mucho más cercana, fue la Revolución Industrial. Y la que estamos viviendo, a velocidades vertiginosas, es la Revolución Tecnológica, la cual ya se había imaginado, pero no la que estamos viviendo. El futuro al que hemos llegado ahora puede tener tres vías posibles y todas, de la mano de la tecnología. Las tres vías posibles que proponemos son un resumen como cualquier otro de lo que se dice, se prevé, más lo que la imaginación ya decía hace 30 años y se mantiene. Las variables no son sólo tecnológicas, sino más bien, lo que siempre la persona humana ha perseguido: la bondad, la belleza y la verdad.

La ideal. Casi se podría decir utópica, sería que la tecnología se pusiera al servicio del hombre, pero de forma que su uso fuera en el buen sentido. La inteligencia artificial, la robótica,… están alcanzando ese punto en que llegará el momento donde las máquinas sustituirán a las personas en lo que sea necesario, como imaginaba Issac Assimov, y la persona humana sólo estará en ese punto de que la creatividad y la imaginación serán su desarrollo vital, y no el tener que trabajar de cajero de un supermercado -sin desmerecer a quien lo hace- para ganarse un sueldo, cuando podría estar escribiendo, pintando o simplemente contemplar la vida pasar divirti
éndose si es ese su deseo. La sociedad permitiría que todo el mundo tuviera una vivienda digna y sueldo mínimo para cubrir las necesidades básicas. Luego, estaría en la mano de cada persona, querer ir más allá, y desarrollarse como persona, pero nunca, ningún humano, tuviera que pensar en la comida y el dormir.

La catastrófica. Ha sido vista muchas veces en la ciencia ficción porque es la que argumenta el lado oscuro de la persona humana. Aquí las tres variables que se buscan se convierten en maldad, fealdad y mentira. Desgraciadamente, no nos podemos engañar, el ser humano hace siglos y siglos, desde que lo que se conoce de la Historia, que siempre cae en estos errores y es muy difícil separarlos de la condición humana.

En este caso vamos a la tercera vía, que no es la utópica ni catastrófica, y es aquella en la que todos y cada uno de nosotros tenemos que tratar de poner lo mejor de nosotros mismos para que la tendencia sea la ideal, y combatir, con las armas que sean necesarias la catastrófica, sin rebasar el límite de caer en opciones totalitarias encubiertas que tanto nos ha regalado el siglo XX y que aún corren en el siglo XXI. Aquí, podemos mencionar que la ficción imaginó esto en el imaginario mundo creado por Gene Roddenberry en Star Trek, donde sería fantástico llegar como humanos, sin tener que pasar por lo catastrófico como imaginaba Gene.

Este artículo ha sido más una reflexión filosófica que sobre tecnología, pero además de lo dicho, sirve de excusa para abrir un serie de artículos que iremos haciendo durante 2015 sobre las tecnologías que aparezcan nuevas y que nos puedan llevar a este futuro. En este sentido, mencionar que hay una empresa que está en la cuenta atrás para llegar al 21 de octubre de 2015 con el monopatín que usaba Marty McFly para huir del matón de turno: el de la fealdad, mentira y maldad.

fate

Como decían en Terminator 2: “No fate”.

No hay destino, el futuro está en nuestras manos.

This website uses cookies and third party services. Ok