DRONES, una nueva era

//DRONES, una nueva era

DRONES, una nueva era

2018-07-30T19:29:41+01:00Artículos|
drones-drones-everywhere

DRONES, drones en todas partes

Un dron es un vehículo aéreo no tripulado (VANT), más conocido por su denominación anglosajona drone, que significa literalmente zángano.

Hace apenas una semana se comunicó la publicación en el BOE del Real Decreto 552/2014, de 27 de junio, por el que se desarrolla el Reglamento del aire y disposiciones operativas comunes para los servicios y procedimientos de navegación aérea y se modifica el Real Decreto 57/2002, de 18 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Circulación Aérea.

Dejando a un lado párrafos técnicos y artículos sensacionalistas que nada aclaran, expliquemos un poco mejor qué supone esto para los fotógrafos y/o videógrafos.

Vayamos por partes

Es un reglamento temporal y hasta que no sea definitivo, sólo se podrán realizar operaciones en espacio aéreo no controlado y en zonas no pobladas. Vamos, que sólo se puede hacer volar el dron en zonas donde no circulen aviones y similares, y donde no haya gente.

– Con este Real Decreto-Ley se levanta la prohibición que anunció el Ministerio de Fomento el pasado mes de abril, en el que dijeron cosas como estas:

“…, no está permitido, y nunca lo ha estado, el uso de aeronaves pilotadas por control remoto con fines comerciales o profesionales, para realizar actividades consideradas trabajos aéreos, como la fotogrametría, agricultura inteligente (detectar en una finca aquellas plantas específicas que necesitarían de una intervención, como riego, fumigación, para optimizar el cultivo), reportajes gráficos de todo tipo, inspección de líneas de alta tensión, ferroviarias, vigilancia de fronteras, detección de incendios forestales, reconocimiento de los lugares afectados por catástrofes naturales para dirigir las ayudas adecuadamente, etc.”.

El levantar esta prohibición viene a decir que la regulación permite que los civiles puedan usar los drones con fines comerciales o profesionales. Que en este país se prohíbe una cosa y luego hasta que la gente se entera de que ya no está prohibido pueden pasar meses, y todos cegados con la cortina de humo. Así que eso: don’t worry, be happy.

– Se ha regulado la normativa para los drones de 150 Kg. o menos. Los que tienen mayor peso aún están por regular. Según el peso al despegue (dron+combustible+cámara), se clasifican en aeronaves de menos de 2 Kg., de hasta 25 Kg. y de más de 25 Kg.

– Todos los drones deben llevar una placa de identificación de manera visible. Lo que viene a ser una matrícula.

– Las empresas/personas operadoras de drones para cada vuelo deberán tener un manual de operaciones y de un estudio aeronáutico de seguridad (saber el viento máximo de esa jornada y similar).

– Todos los pilotos de drones deberán ser titulares de cualquier licencia de piloto, incluyendo la de piloto de ultraligero. O demostrar que tienen los conocimientos teóricos para obtenerla.

– Los drones de menos de 25 Kg. al despegue no deberán estar inscritos en el Registro de Matrícula de Aeronaves ni disponer de un certificado de aeronavegabilidad. Los que superen los 25 Kg. sí deben tenerlos.

– Todos estos requisitos no absuelven al operador de ser responsable de la aeronave, de la operación y de cumplir el resto de la normativa aplicable (que es muy grande y larga). Con “resto de la normativa aplicable” se refieren sobre todo al uso del espectro radioeléctrico (la radio), la protección de datos al tomar imágenes aéreas y la responsabilidad por daños causados por la operación o la aeronave (no te obligan a tener un seguro de responsabilidad civil, pero si la lías, la pagas).

¿Qué supone para un civil/fotógrafo/videógrafo toda esta nueva normativa?

– Si todavía no tienes un dron, te costará entre 300 y 500 €, sin contar las baterías, los repuestos, el combustible y que tenga cámara. ¡Venga!, tiramos la casa por la ventana y sumando todo lo dejamos en 500 €.

– Si no lleva la cámara incluida, ya sabes, otros 300 € más.

– La placa de identificación, así por lo alto, pongamos que unos 5-10 €.

– Para tener un manual de operaciones y de seguridad hay que saber de aeronáutica, y qué mejor que sacarse el título de piloto de ultraligero. Súmale 3.000 € y otros tantos indefinidos para el carnet de piloto de drones (todavía no hay precios).

– Si tu dron pesa más de 25 Kg, regístralo (111,02 €) y certifícalo (no pone precio, igual hasta es gratis).

– Y por si acaso, un seguro de responsabilidad civil a 200 €/año apróx.

Hagamos cuentas:

Para drones de menos de 25 Kg

Dron con cámara + placa + licencia ultraligero + carnet drones = 3.510 € mínimo

Para drones de más de 25 Kg

Dron + cámara + placa + licencia ultraligero + carnet drones + registro + seguro civil = 3921,02 € mínimo

Conclusión

Los pequeños zánganos son una tecnología en alza, pero con todas estas regulaciones (aunque necesarias), hacen echarse para atrás a la hora de emprender por su alto coste tanto en dinero como en tiempo. Tiempo en formación y tiempo en poner a punto el equipo y su papeleo, porque en este país las cosas de palacio van despacio.

Por otra parte tenemos suerte, porque en USA han prohibido el uso comercial de drones y ciertas empresas se están replanteando llevar sus proyectos a otros países. Esperemos que tengan nuestros cielos en cuenta.

Y tú, ¿tienes un dron?, ¿sí/no?, ¿cuál es tu situación? ¡Queremos saber!

Hasta la semana que viene, ¡y qué siga el BonapaShooting!

Referencias:

This website uses cookies and third party services. Ok